Etiquetado: ecología profunda

El misterioso ‘ursucéfalo’

(Sobre lo que la ecología, a veces, no es)

«Una ensordecedora algarabía llegó entonces del lado donde tienen sus jaulones los simios. Eran los cinocéfalos que representaban su tenaz comedia religiosa, saludando entre ridículos saltos, un rayo del sol dorado y nuevo que se quebraba en los hierros de su jaula» (Ortega y Gasset, O.C. ed. Taurus, T. VII, p. 37).

 

Imagen

[…]

Os enlazo un breve ensayo sobre la “paradoja del ursucéfalo”; trata de una propuesta cultural que en su trasfondo pretende ser ecologista y en realidad no lo es. Resta decir que no es el único comportamiento en detrimento del ecologismo, ni el que mayor impacto tiene, lo importante es que lo llevan a cabo pseudoecologistas -en realidad casi participes de una ecología muy profunda- que se autoengañan.

(Un abrazo muy fuerte para los que, pese a todo y aunque tal vez no volviéramos a ir, allí estuvimos cuando el bosque nos habló…)

Leer el artículo en El Librepensador

frag.: «…esto es lo que de algún modo puede considerarse una disrupción herética de su propio dogma: una herejía. Pensar por el oso, implica más bien comprender la necesidad de preservar las condiciones de estabilidad favorables a su conservación como especie; los asistentes y organizadores del festival, deberíamos haber valorado las posibilidades de materializar una celebración de esas dimensiones sin alterar negativamente las condiciones del ecosistema receptor

Videoarte reivindicativo: la ecología de John Zerzan

Lo diremos por vigésimo primera vez, en la entrada 101 de nuestro phrontisterion: hay que decrecer, hay que despertar de la tecnoutopía del engañoso y malvado ecocapitalismo.

john Zerzan, ecology, ecología

Últimamente, pocos documentos, a excepción de algún texto de David Graebber y la excelente compilación Pensar desde la Izquierda, han conseguido engorilarme en la medida en que lo ha logrado hacer la pieza de videoarte Surplus: terrorized into consumers (online subt.) Sigue leyendo

Un mantra termodinámico malintencionado

Es posible que conozcas la primera ley de la termodinámica: “La energía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma”.

Esta afirmación da gozo, es decir, es como una exoneración al dispendio y la crematística energética…pues nunca estaremos destruyendo energía, sino transformándola. El problema real , reside en la entropía (S): cuando consumimos energía (recursos, fuentes, etc.) en el inevitable metabolismo de la sociomasa, efectivamente, transformamos la energía, pero en ese proceso de transformación, sucede un aumento de los niveles de la entropía del sistema general (el planeta). En el archiconocido proceso, lo que sucede entonces, es que la energía es transformada en formas menos útiles para producir trabajo y, por lo tanto, muchos menos válidas para la civilización humana.

Podría decirse, a grandes rasgos y sin ningún rigor científico empírico por mi parte, que la energía se ‘degrada’ para su utilidad humana. La cosa ya no es tan alegre como la mera transformación, hay pérdidas irreversibles.

termodinamics

¿Sueñan las gallinas con prados de libertad?

¿Sueñan las gallinas?, ¿tienen conciencia de clase? Para Quico Meirelles, sí. Acá nos presentan un corto-documental en el que una simple gallina reflexiona sobre su ‘circunstancia’.

Ella, tal vez como todos nosotros, soñó conocerse y, cuando vió la realidad, no quisó más que soñar con escapar… volando.
Malditos necios… ¿cómo pudímos creer que alimentándonos de nostalgia, tristeza y sueños rotos lograríamos erigir una civilización feliz?

http://www.vidasencilla.es/la-gallina-que-burlo-al-sistema/
La gallina que burló al sistema

Fragmento de texto sobre ecología profunda y nacionalsocialismo: Maurice Strong y su parecido razonable a…

Con demasiada frecuencia la deep ecology  ha sido acusada de conformar un anti-humanismo y de funcionar con una cultura nazi resobada. Por ejemplo, Maurice Strong, que fue secretario general de las cumbres de Estocolmo 1972 y Rio 1992 de la ONU sobre medioambiente, ha sido recientemente calificado como “el hombre más peligroso del mundo”[1]. El motivo fue que este anciano (¡increíblemente parecido a Martin Heidegger![2]) declaró en una entrevista que «La única manera de salvar al planeta de la destrucción es que las civilizaciones industrializadas se derrumben».[3] Todos sabemos que la fórmula “cuanto peor, mejor” no es aplicable al ecologismo, y sin embargo, no dudamos en la parte de razón que tiene Strong.

En otros términos, Mark Burdman[4] (vinculado a los servicios secretos americanos) afirmó que Arne Naess y sus secuaces de Earth first! fueron unos auténticos ‘eco-nazis’, tras escuchar unas desafortunadas declaraciones de uno de sus líderes aludiendo al SIDA como un remedio para la superpoblación mundial. Cabe, sin duda, discutir este calificativo debido a su enfoque marcadamente tendencioso, aunque sin embargo, como trataré de mostrar, existe una conexión innegable entre la cultura ecologista profesada por el nacionalsocialismo y la filosofía de la ecología profunda que posteriormente se desarrolló. Hablemos ya pues de “cosas nazis” (como le gusta a Peter Griffin), que sin embargo, han sido tácitamente asumidas por la comunidad internacional.

 

globalwarmingpseudo78_1731821_1


[1] DEWEESE, T.: “Maurice Strong: the most dangerous man in the world”, Liberty News, 2012, [Consultado el 2 de Julio de 2013],  http://www.libertynewsonline.com/article_301_31821.php

[2] Cfr. [Consultado el 2 de Julio de 2013], http://www.mauricestrong.net/

[3] Daniel Wood entrevistó en mayo de 1990 a Maurice Strong para la revista West.

[4] BURDMAN, M.: «Eco-Nazis welcome AIDS to reduce world population», Executive Intelligence Review, 15 (27) (1998), pp. 55-56