Videoarte reivindicativo: la ecología de John Zerzan

Lo diremos por vigésimo primera vez, en la entrada 101 de nuestro phrontisterion: hay que decrecer, hay que despertar de la tecnoutopía del engañoso y malvado ecocapitalismo.

john Zerzan, ecology, ecología

Últimamente, pocos documentos, a excepción de algún texto de David Graebber y la excelente compilación Pensar desde la Izquierda, han conseguido engorilarme en la medida en que lo ha logrado hacer la pieza de videoarte Surplus: terrorized into consumers (online subt.)

Los siguientes comentarios los he tomado de un blog (Pienso, luego critico), pero sintetizan el interés por ver este ‘documental’:

«Los elementos cinematográficos a los que recurre (…) [no] se ajustan al rigor que se presupone en el género documental. Es pura manipulación. Y es éste precisamente su mayor interés. Denuncia la macro-propaganda tomando prestadas sus más descaradas armas de persuasión, (…) con un doble objetivo: atraer adeptos a su causa y llamar la atención sobre el peligro de dejarse llevar por un caudal de inocente información politizada. Entre una edición frenética, un constante acompañamiento musical y un inagotable juego de montajes audiovisuales, Surplus logra poner en evidencia las contradicciones del sistema, cargar de entusiasmo su anti-discurso de cara a un público irascible».

De todos modos, no debería quedar libre de polémica, tanto como la vieja cuestión de la propiedad, pues puede verse cierto riesgo en afirmaciones como la siguiente:

«…sus principios son los de atacar con todas las armas posibles, destrozar sin escrúpulos la moral imperante, aunque esto suponga utilizar métodos ilícitos según el esquema racional (político y cinematográfico)» (Pienso, luego critico).

Estaría de acuerdo en destrozar el esquema habitual cinematográfico, e incluso todos los esquemas de todas las propuestas ‘discursivas’, textos, fotografías, cine, teatro, filosofía; sin embargo, destruir “la propiedad” es más peligroso, si se trata de la propiedad privada se debe pulverizar con igual contundencia a los mecanismos del poder penal -o hacer frente a las sanciones impuestas por el delito cometido-; si se trata de la propiedad pública, no faltará, con cierta razón, quién nos recuerde que es tirar piedras sobre nuestro propio tejado. En cualquier caso, me parece muy interesante una pregunta planteada en el ‘documental’: “¿violencia contra un edificio, un contenedor?¿puede acaso violarse un edificio?”.

Por último, esta propuesta audiovisual, este discurso construido con retales gráficos y sonoros, es una ocasión para conocer a John Zerzan, un primitivista norteamericano bastante fatalista y neoludita. No obstante, no parece un mal tipo, al menos, por su aspecto ajado y cenceño, parece que aquello que denuncia sí le causa un malestar real. Os dejo el link a unos textos de Zerzan, definitivamente un tipo bruto, pero honesto. En un futuro cada vez más presente, no dejará de ser interesante la idea de recuperar la sustancia antropológica del neolítico.

Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s