Etiquetado: Cosas nazis

Fragmento de texto sobre ecología profunda y nacionalsocialismo: Maurice Strong y su parecido razonable a…

Con demasiada frecuencia la deep ecology  ha sido acusada de conformar un anti-humanismo y de funcionar con una cultura nazi resobada. Por ejemplo, Maurice Strong, que fue secretario general de las cumbres de Estocolmo 1972 y Rio 1992 de la ONU sobre medioambiente, ha sido recientemente calificado como “el hombre más peligroso del mundo”[1]. El motivo fue que este anciano (¡increíblemente parecido a Martin Heidegger![2]) declaró en una entrevista que «La única manera de salvar al planeta de la destrucción es que las civilizaciones industrializadas se derrumben».[3] Todos sabemos que la fórmula “cuanto peor, mejor” no es aplicable al ecologismo, y sin embargo, no dudamos en la parte de razón que tiene Strong.

En otros términos, Mark Burdman[4] (vinculado a los servicios secretos americanos) afirmó que Arne Naess y sus secuaces de Earth first! fueron unos auténticos ‘eco-nazis’, tras escuchar unas desafortunadas declaraciones de uno de sus líderes aludiendo al SIDA como un remedio para la superpoblación mundial. Cabe, sin duda, discutir este calificativo debido a su enfoque marcadamente tendencioso, aunque sin embargo, como trataré de mostrar, existe una conexión innegable entre la cultura ecologista profesada por el nacionalsocialismo y la filosofía de la ecología profunda que posteriormente se desarrolló. Hablemos ya pues de “cosas nazis” (como le gusta a Peter Griffin), que sin embargo, han sido tácitamente asumidas por la comunidad internacional.

 

globalwarmingpseudo78_1731821_1


[1] DEWEESE, T.: “Maurice Strong: the most dangerous man in the world”, Liberty News, 2012, [Consultado el 2 de Julio de 2013],  http://www.libertynewsonline.com/article_301_31821.php

[2] Cfr. [Consultado el 2 de Julio de 2013], http://www.mauricestrong.net/

[3] Daniel Wood entrevistó en mayo de 1990 a Maurice Strong para la revista West.

[4] BURDMAN, M.: «Eco-Nazis welcome AIDS to reduce world population», Executive Intelligence Review, 15 (27) (1998), pp. 55-56

Anuncios

Debate abierto: ¿el compromiso nazi de Paul Feyerabend?

1: Seguramente conocerán las acusaciones de nazismo que recibieron movimientos como la deep ecology. En “El nuevo orden ecológico” (Tusquets, 1994) Luc Ferry presenta un sucinto análisis en torno al origen nazi de algunos tópicos del ecologismo contemporáneo. Por mencionar algo, la primera ley que protegió de forma explicita, y en base a SU VALOR NATURAL, a los animales fue redactada por orden expresa del mismo Hitler. La correspondencia es evidente.

2: Por otro lado, recuerden la publicación ‘rescatada’ de Feyerabend posteada aquí mismo (https://phrontisterion2934.wordpress.com/2013/05/28/anti-clasicos-2/). En ella Feyerabend se explaya en sus raices románticas respecto de la naturaleza, sin duda funcionan en sintonía con las bases naturalistas del nazismo. De hecho, Feyerabend formó parte por voluntad propia de una facción de las SS, y llegó a visitar el frente en la campaña de la URSS.

Sin embargo, el testimonio que dejó en su autobiografía (“Matando el tiempo”), nos devuelve un retrato de un Feyerabend que más que frecuentar el mundo que le rodeaba, parecía vivir en espacio atemporal y separado emocionalmente de su momento histórico.

Herido de bala, cojo, impotente, dramaturgo frustrado, repudiado por la academia…Feyerabend terminó por suicidarse…

«Aristófanes, no Sócrates; Nestroy no Kant; Voltaire, no Rousseau; los hermanos Marx, no Wittgenstein. Estos son mis héroes. Ellos no son filósofos y los filósofos, aunque filtrean con ellos como pasatiempo, no los aceptarían en su círculo. Ésta es la razón por la cual yo, aunque de muy inferior talento, tampoco tengo ningún deseo de ser sorprendido en tan ilustre compañía.»

[Título original de la autobiografía: ‘Zeitverschwendung’: lit. derrochando el tiempo, haciendo un juego de palabras con su apellido (en alemán ‘Feierabend’ significa “tiempo libre”, el tiempo que uno puede gastar a su antojo).]