Generación “Fraguel-Rave”

« ¡El centro del universo es sin duda un lugar maravilloso…!» -pensábamos mientras desayunábamos decibelios y cosas peores.

Imagen

Fraggle-Rock”, “Los Fraguel”, es una serie creada por Jim Henson en 1983, que se emitió en España a partir de 1985. Aparte del análisis de la estratificación social que permite (la división en ‘clases’ es evidente),  podría ser interesante considerar hasta qué punto esta serie nos ha ‘performado’, hasta qué punto ha dado el patrón de nuestro futuro, que es ahora realidad presente (hemos de tener en cuenta que, pese a la propuesta de adaptación geográfica de partida, la serie se mantuvo fiel al formato USA para España y Noruega). ¿Cómo es, en esta hipotética tesitura, el mundo que nos han legado Los Fraguel? Es un mundo de referentes filosóficos algo confusos y poco acertados. Los seres del “mundo exterior”, los que ya no habitan la caverna, no parecen ser precisamente unas lumbreras.

Jerome Christian, Doc, el dueño del taller que sirve de puerta al mundo de los humanos para los Fraguel, es un viejo chocho con síndrome de Diógenes. Puede pasarse un episodio entero, tratando de abrir un baúl para recuperar la llave ¡que estaba dentro! -o nos toman el pelo en plan Ciudadano Kane, o había perdido la copia de la llave. Representa la imagen de un tecnócrata que se entretiene en experimentos imposibles, metiendo llaves –o gatos- dentro de cajas –con veneno radiactivo-; algo así como Punset y su carnavalesca saga (Elsa ‘la ingenua’ y Carolina ‘la del postureo’).

El tío Matt, viajero a medio camino entre el doctor Livingston y Bilbo Bolsón, plantea muy buenas situaciones –del estilo de Gurb-, pero las resuelve del culo, y no les enseña nada de utilidad a los Fraguel; es el antropólogo inocente, el humanista perdido en su propia perspectiva y sus prejuicios.

“Los Goris”, que corresponderían al poder opresor que instrumentaliza el miedo en un análisis sociológico, prefiguran la circunstancia del joven inútil y desempleado que permanece en casa de sus padres; sin más oficio ni beneficio que perseguir ‘duendecillos’ por el jardín de su casa.

Por último, con un papel discreto pero fundamental, esta “Doña basura” (« ¡La montaña basura ha hablado!» -dicen las ratas). Un montón de basura es el oráculo délfico de los Fraguel, es Gaia y la Pachamama emergiendo por un geiser de mierda. Siempre les dice acertijos indescifrables que ralentizan la efectividad con que podrían resolver sus problemas;  representa (o ‘pre-presenta’, prefigura) la confusa relación que mantenemos en la actualidad con la ‘Naturaleza’.

Dentro de la caverna, en la oscuridad, están los ‘a-lumen’: los Curris, y –presuntamente- nosotros, los Fraguel. La masa obrera que soporta los delirios de las clases por encima, tanto de la clase media (Fraguel) como, por extensión, de los absurdos Goris y patéticos seres del mundo exterior, son los Curris; pero no entraremos en un regurgitado análisis marxista (totalmente recomendable, por otro lado). Ahora bien, ¿quién no ha tenido un amigo o amiga Gobo, Musi, Rosi, Dudo o Bombo?, es más ¿quién no ha sido (es y será) un poco como alguno y alguna de estos personajes? Personalmente, me recuerdo cantado, bailando, y… mis problemas dejando; pero, al menos, fue bonito mientras duró, muchas las suelas que se gastaron, incontables los abrazos, irrepetibles las ‘confluencias’… («and someone»).

Sin acritud, pero ¿a que nos ha pasado como a Dudo & cía, y «esta canción tan triste nos ha puesto muy contentos»?

[PD: ¿alguien se anima a ver la relación entre Los Snorkels y el consumo de Ketamina?]

Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s