Señales para el futuro, ¿conservar el mito y el tabú? Breve de Thomas Sebeok

Nos cuenta Umberto Eco que, en 1984, el gobierno de los Estados Unidos (Office of Nuclear Waste Isolation) se encontró con un problema añadido al construir un vertedero nuclear: la vida activa de los residuos era de diez mil años. ¿Cómo señalizar de forma duradera y efectiva algo que escapaba a cualquier previsión? Durante el tiempo de radioactividad podían desaparecer las sociedades y culturas existentes y ser sustituidas por otras que no comprendieran el significado de las señales de aviso. El gobierno encargó al investigador semiótico Thomas A. Sebeok la resolución de este problema. Se estudiaron todo tipo de señalizaciones, pero ninguna garantizaba la duración necesaria. Imagen La propuesta final de Sebeok fue la siguiente:

«instituir una especie de casta sacerdotal, formada por científicos nucleares, antropólogos, lingüistas y psicólogos, que se perpetuara a través de los siglos por cooptación y mantuviera viva la conciencia del peligro, creando mitos, leyendas y supersticiones. Con el tiempo, éstos se verían obligados a transmitir algo cuyo conocimiento exacto habrían perdido, de modo que en el futuro, incluso en una sociedad humana que hubiera regresado al estado de barbarie, pudieran sobrevivir oscuramente tabúes imprecisos, pero eficaces» (U. Eco, La búsqueda de la lengua perfecta, Madrid, Grijalbo-Mondadori, 1996). [Extraído de revista Elementos nº 46, p. 75 (especial sobre Uexküll)]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s